¿Sabías que trabajar con luz natural supone ser un 20 % más rápido y cometer un 15% menos de errores? Estudios realizados por Velux rebelan que una iluminación adecuada nos hace más productivos y felices.

La luz artificial es un apoyo imprescindible, que también tiene sus trucos. Sabiendo cómo combinar luz natural y luz artificial, podremos ahorrar entre un 16 y un 20 % de energía… Y esto nos interesa a todos ¿verdad?

Trucos de arquitecto para una iluminación de 10

Un ejemplo claro de iluminación maravillosa es la de la casa Batlló en Barcelona.

Importancia de la luz en la arquitectura. Luz natural y luz artificial

Ante un nuevo proyecto o una reforma, los arquitectos tomamos la luz y su aprovechamiento como una prioridad. Una buena planificación de la iluminación mejorará exponencialmente la habitabilidad del espacio.

Así como la amplitud visual, la temperatura y hasta la salud. Incluso la percepción de quien va a disfrutar de la vivienda o local comercial. Por eso hoy presentamos algunos trucos para una iluminación de 10.

  1. Realzar los recursos naturales: sol, luz natural, viento, vegetación.

Ante el nuevo proyecto, el arquitecto tiene en cuenta la orientación, climatología y recursos naturales. Todo lo que beneficie una entrada de luz adecuada. Y en qué zonas de esas vivienda se le va a dar más protagonismo.

2. Planificar la iluminación junto con el color del ambiente.

En función del uso de la estancia, se elige una luz cálida o fría. En general, la luz fría funciona en espacios de día o de trabajo. Y la luz cálida en lugares pensados para el descanso y el relax.

Mezclar ambos juegos de luz crea separación de ambientes. A la vez que permite adaptar la iluminación al momento del día.

3. Distribución bien pensada. Eliminar obstáculos.

La distribución se diseña para ganar metros y también luz. Espacios diáfanos siempre que sea posible, paredes y puertas de cristal y continuidad en los materiales.

4. No solo el blanco es luminoso.

El blanco es el rey, pero los colores claros, como beige, amarillo y tonos brillantes también reflejan la luz. Además amplían visualmente el espacio. Este truco nos sirve tanto para paredes como puertas, suelo o muebles.

5. Ventanas, claraboyas, y tubos solares.

“Las ventanas cuanto más grandes mejor”, no siempre. Hasta un 35 % del calor o el frío lo perdemos por las ventanas. En función de la orientación o el uso de la estancia, se elegirá el tipo de ventana y su material.

Las claraboyas y tubos solares son capaces de aportar más sol y luz a raudales a un pasillo o baño sin ventanas. Existen múltiples soluciones para hacer de tu vivienda o local un lugar más sostenible, confortable y por supuesto, luminoso.

Como dijo el maestro Gaudí,

La arquitectura es la ordenación de la luz; la escultura es el juego de la luz”.

En Daniel Muñoz Arquitectos lo sabemos muy bien. Entendemos que para crear arquitectura sostenible, percepción coherencia y eficiencia deben ir unidas.