Seleccionar página

Las casas impresas en 3D empiezan a llamar la atención en Europa. Y es que la impresión en 3D representa un gran avance y muchas oportunidades.

Piezas imposibles, antes pequeñas y ahora de cualquier tamaño han sido el punto de partida. Pero eso dio pie a mucho más.

La nueva arquitectura que viene

Las casas impresas en 3D pueden ser una alternativa en algunos casos. Esto ha llamado la atención de muchas empresas. Sin embargo, se trata de una tecnología en vías de desarrollo.

Aunque ¿quiere decir esto que terminarán por sustituir el modo de construcción actual? Probablemente no. Pero es posible que faciliten el trabajo general con diversos premontajes.

No obstante, los trabajos geológicos y otras intervenciones previas deberían llevarse a cabo. Lo que significa que no podría prescindirse de todos los pasos constructivos actuales.

Ejemplos actuales de casas impresas en 3D

Recientemente se realizo un proyecto arquitectónico interesante. Tuvo lugar en la Universidad de Nantes (Francia) y se emplearon impresoras 3D para su ejecución.

Los resultados en materia de velocidad de construcción no tienen parangón. Y los costes totales, así como el impacto medioambiental fueron contundentes.

Para realizar este proyecto unieron esfuerzos un equipo de arquitectos, científicos, investigadores. También actores de la industria de la construcción.

Estos últimos se enfocaron en construir una vivienda familiar de cinco habitaciones. En total 95 metros cuadrados que se alzaron en en poco más de dos días.

Contaron con una impresora industrial 3D, llamada Batiprin3D. Un equipo que diseñaron los científicos de la Universidad. En realidad, un robot con un brazo de cuatro metros, guiado por láser.

Este proyecto al que llamaron Yhnova fue patrocinado por una empresa especializada en producir cemento, yeso y hormigón. De nombre Lafarge Holcim.

Lafarge, además de su patrocinio, también proporcionó la mezcla imprimible necesaria para realizarlo. Y, por suerte, el resultado fue muy alabado por todos los profesionales.

Resultados del proyecto de impresión

La casa construida por este fabuloso equipo cuenta con un ecosistema domótico. Lo que permitirá evaluar el comportamiento de los materiales utilizados en el tiempo.

También ofrecerá información sobre la acústica y la calidad térmica, durante un año. Una forma de monitorizar el experimento para contar con datos fiables.

El coste total de la vivienda fue de 195.000 euros. Un presupuesto que no parece apto para todos los bolsillos. Y, a nivel estético, el proyecto dispone de tantos enamorados como detractores.

En España, las constructoras no han adoptado este tipo de tecnologías. Aunque, como comentábamos al inicio, podría empezar a introducir pequeñas mejoras.

Actualmente, las casas impresas en 3D siguen siendo una opción costosa y rara. Sin embargo, seguimos trabajando en la búsqueda de métodos que reduzcan los tiempos de construcción de viviendas.

casas impresas en 3D